Desatascar fregadero

A todos nos ha pasado encontrarnos con el fregadero atascado, y es algo que resulta muy incómodo, es de las peores cosas que nos pueden pasar en la cocina, o por lo menos una de las más desagradables, porque a veces se ve venir, vamos notando como el agua corre cada vez más despacio, y en estas ocasiones, si podemos ponerle solución antes de que el problema sea mayor, pero en cambio, otras veces nos encontramos que el agua no corre y se va llenando el fregadero de agua, a veces es agua sucia, de los platos que acabamos de lavar, y entre el olor y todo, acaba siendo de lo más molesto.

Hay varias soluciones cuando ya estamos con el problema de lleno en nuestra cocina, la más sencilla, pero menos económica es llamar a un fontanero, éste lo hará perfectamente, pero o irá al día siguiente, y tendremos el problema unas horas que se hacen muy largas… o viene de urgencia, con el elevado importe que eso conlleva, vamos que un fregadero atascado también puede ser un golpe a nuestro bolsillo.

Por mucho cuidado que tengamos en no tirar restos de comida o desperdicios por el fregadero, algunos residuos se van colando y se van acumulando en las pareces de nuestras tuberías, por ejemplo, la grasa, los restos de aceite o de harina principalmente, por cuidado que pongamos, siempre algo se cuelan por nuestro fregadero, y se adhieren a las tuberías actuando como imán para que se peguen el resto de desechos que de manera habitual caerían sin problema por la bajante.

Pero si estamos escribiendo estas líneas es para ayudarte, y explicarte cómo puedes desatascar tú mismo tu fregadero, con ingredientes que tendrás seguramente en tu cocina, fácil, rápido y económico.

Pues bien, en estos casos podemos encontrar productos en el mercado específicos para desatascar tuberías y desagües, que son muy efectivos, pero también al ser muy corrosivos deterioran las paredes de las tuberías, y a la larga pueden derivarnos a un problema aun mayor. Pero como os comentaba antes, lo podemos solucionar con los productos que tenemos en casa; para ello vamos a necesitar:

  • Bicarbonato sódico ó levadura química
  • Vinagre
  • Un alambre

Primero echaremos el bicarbonato por el desagüe, normalmente, con 2-3 cucharadas soperas será suficiente, acto seguido, echaremos medio vaso de vinagre, y notaremos como empieza a salir una espuma. Hemos de dejarlo actuar entre 15 y 30 minutos según lo atascado que estuviese, y por último dejamos caer agua caliente durante unos segundos.

¡Y solucionado el problema! Volvemos a tener una tubería limpia y preparada para el día a día.

Es recomendable hacer esto al menos una vez al mes para prevenir el problema en la medida de lo posible

Esperamos que este artículo os haya resultado útil.